Manuel Antonio Domínguez_El pretendiente_07/09/18_29/10/18

No volveré a ser avergonzada ni me avergonzaré de mi misma
Gloria Anzaldua

La Galería Ángeles Baños inaugura nueva temporada con “El Pretendiente”, de Manuel Antonio Domínguez, su tercera muestra individual en nuestro espacio.

Manuel Antonio Domínguez (Villablanca, Huelva, 1976) es uno de los creadores que con mayor intensidad practica el dibujo dentro de su generación. Se trata de un dibujo realista, de técnica minuciosa, de línea clara, definida, que se completa con acuarela, guache o collage, y donde el color se encuentra siempre atemperado. Característico también de su trabajo son las intervenciones dibujísticas sobre material encontrado: portadas de revistas, recortes de prensa o correspondencia que él recopila comprando en mercadillos o tiendas de segunda mano, y que manipula con un estilo muy personal para darles un nuevo sentido, una lectura renovada, a veces sutil y en otras ocasiones más evidente y perturbadora.

El trabajo de Manuel Antonio Domínguez se inscribe en lo que se ha dado en llamar “discurso de género”. Interesado durante años en analizar las cuestiones que afectan a nuestra compresión, construcción y valoración colectiva de los roles del hombre, por primera vez en estas nuevas obras aborda abiertamente la figura de la mujer, y en concreto la soltería femenina. Su labor se centra en la revisión e interpretación de las formas inmutables, sexistas y patriarcales que han aparecido sobre este tema en nuestro entorno más cercano.

El valor de la propuesta reside en su virtud de multiplicar las posiciones de género que permite la mirada, y en su capacidad para hacer un análisis histórico más específico de la visión del derecho y el deseo de algunas mujeres a estar y vivir solas. Domínguez ofrece nuevamente su propia versión de la contaminación que sufrimos bajo la dominación masculina heteronormativa, aportando imágenes actuales de identidad y nuevos modelos dentro de la diversidad. Estas/sus “nuevas mujeres” rechazan abiertamente la relación de los términos soltería y fracaso social, identificándolo más como un derecho a decidir y a una evolución natural de la independencia económica y familiar de la mujer conquistada en estas últimas décadas. Sus féminas se muestran seguras, arrogantes y muestran a la mujer soltera de una forma nueva a la luz de su historia.