_La Galería Ángeles Baños participa en Arteba con los trabajos de Yaima Carrazana, Susanne S. D. Themlitz, Laura González Cabrera y Ruth Morán

“El suceso que decidió el dejar en suspenso la sabiduría para preguntarse por el ser de las cosas, de la realidad, fue el asombro. En el asom- bro hay un quedarse inerme ante algo, algo que se ha visto y que se creía conocido pero que en un instante se muestra como absolutamen- te nuevo, dejando al que lo contempla en una especie de ceguera y de mudez. No hay palabra en el asombro, tan solo el silencio y, a lo más, una exclamación. El asombro es pasmo, el pasmo que se da cuando se vislumbra algo insólito, pero que es aún más puro y fecundo cuando se produce ante algo de sobra conocido y que de repente se presenta como nunca visto”.

“Notas de un método”, María Zambrano.

Este fragmento del libro de María Zambrano se establece como base de partida para presentar un proyecto integrado por cuatro mujeres que comparten la ilusión de sorprenderse con lo cotidiano de su entorno social y reflejarlo en sus obras de un modo transversal y multidisciplinar.

El proceso de creación que llevan a cabo se origina desde la fecundidad del asombro, fruto de la suspensión temporal del sentido. Adquiere especial relevancia la práctica artística convertida en un rastreo, a la par instintivo que perseverante, desde un espacio donde la experiencia de la realidad tangible adquiere una nueva razón de ser. Acaso ésta deviene un estado donde una concatenación de acciones deja cons- tancia del mismo. Lo que es cierto es que en todos los casos esta nueva razón de ser se nos desvela en un despliegue cartográfico donde colores, objetos, texturas, textos, imágenes y, en general, todo tipo de rastros que afirman nuestra presencia física en el mundo, se presentan a mitad de camino entre lo insólito, lo utópico y lo inefable.